La mujer afirmó que una amiga la inyectó hace seis años y aún no logra explicarse cómo aceptó.

Tras darse a conocer el caso de una mujer que fue inyectada con silicona industrial hace 15 años, han surgido nuevo testimonios de personas que, por querer su imagen, caen en manos de escrupulosos y actualmente sufren las graves consecuencias.

Una mujer habló con CHV Noticias por una intervención a la que se sometió donde le inyectaron metacril en su rostro, y debido a esto está sumergida en una depresión. “Te cambia la vida totalmente, la gente te mira muy diferente. Cuando estás así ya a uno no le dan ganas de salir”, afirmó entre lágrimas.

Fue una amiga que la inyectó hace seis años y no logra explicarse cómo aceptó. “Te dan ganas de morir”, indicó.

Un reconocido caso de este tipo fue el de Pamela Sosa, quien su esposo en ese entonces, el doctor Aníbal Lotocki, le inyectó metacril en los glúteos. Actualmente esta operación le compromete el páncreas y la imposibilita de ser mamá.

Es por esta razón que las víctimas y especialistas recomiendan que las personas averigüen las operaciones y se fijen que los doctores tengan la certificación correspondiente.

Fuente: Chilevisión

CategoryPrensa

© 2017 - Sociedad Chilena de Cirugía Plastica