El ingreso del proyecto de ley pretende regular que las cirugías estéticas o de embellecimiento sean únicamente practicadas por especialistas en el área que cuenten con una certificación del Ministerio de Salud y de Educación.

Este miércoles la diputada Ximena Ossandón ingresó al Congreso el proyecto de ley que regula el ejercicio de la cirugía plástica con fines de embellecimiento. Este hecho se da en un contexto de gran preocupación en el que han salido a la luz varios hechos en los que médicos sin especialidad han realizados intervenciones de gran complejidad, provocando daños graves a los pacientes y en casos más extremos los han llevado a  perder la vida. Cabe recordar el caso de la joven de 20 años que falleció el pasado martes 12 marzo en la Clínica Acuario y que su cirujano tratante era un anestesista.

“En nuestro país existe una ausencia de normativa a lo que se refiere a las ‘especialidades médicas’. Es por esto que se ha presentado el hecho de que un médico se muestre ante un paciente como un especialista en cirugía plástica.” señaló la diputada, agregando también que “es nuestro deber como parlamentarios velar por la seguridad de los pacientes, y como se explica en el proyecto, es necesario imponer requisitos para el ejercicio de la profesión y que la responsabilidad no recaiga únicamente en el paciente”, aseguró Ossandón.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica Claudio Thomas, comentó que “la formación de un cirujano plástico requiere de aproximadamente 5 años de estudio de posgrado luego de estudiar los 7 años de medicina que te habilita como médico general sin ninguna especialidad. Por tanto, la formación es un largo procesos que implica evaluación y por ende posterior certificación toda vez que la persona cumpla con las competencias adecuadas para ser certificado como especialista”, además agregó que quienes realizan este tipo de formaciones en Chile, son únicamente las universidades acreditadas por el Ministerio de Salud y por el Ministerio de Educación.

El objetivo central del proyecto es que el médico que realiza la intervención debe tener obligatoriamente la especialidad de cirujano plástico acreditado y en el caso de cierto tipo de intervenciones estas pueden ser realizadas por otros especialistas acreditados por la Superintendencia de Salud. En paralelo, el director médico del centro clínico en donde se efectúe el procedimiento también deberá hacerse responsable de las programaciones quirúrgicas que se realicen dentro de sus instalaciones y que se cumpla la ley, no pudiendo aducir de que arriendan simplemente pabellones y de esta manera evitar hacerse cargo de la responsabilidad de sus actos.

Para el secretario general de la SCCP, Stefan Danilla,  “es un gran paso hacia la seguridad de los pacientes, debido a que los falsos especialistas que realizan cirugías están poniendo en grave riesgo la salud de la población, por lo tanto, esto es un problema de salud pública. Felicitamos al legislativo y a la diputada Ossandón por preocuparse de este importante tema y darle la relevancia que se merece, dado que los principales beneficiarios de esto son los pacientes  que van a dejar de ser víctimas de médicos inescrupulosos que ejecutan estos procedimientos sin el entrenamiento necesario”.

En Chile se realizan al año 15.000 cirugías plásticas aproximadamente y entre 6.500 y 7.000 cirugías estéticas efectuadas solo  por miembros de la Sociedad Chilena de cirugía plástica, el número de cirugías realizadas por médicos no especializados se desconoce. 

Fuente: El Mostrador, ver aquí

CategoryPrensa

© 2019 - Sociedad Chilena de Cirugía Plastica