Dentro de las intervenciones más requeridas se encuentra la lipoaspiración mamaria y de abdomen. Una curva ascendente desde el año 2008.

El pensamiento del chileno de décadas anteriores, con respecto al cuidado personal ha ido en baja con el pasar de los años. La premisa que la cirugía plástica sólo era tema de mujeres y que el hombre debía envejecer por efecto natural ya no es tan así.

Según la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica a través de su vocero a nivel regional, Osvaldo Jury, estima que en nuestro país las intervenciones masculinas han ido en una curva ascendente desde el año 2008 a la fecha.

“Desde un 2% a un 15% han aumentado las operaciones estéticas y reparadoras en hombres, en nuestro país, según mis estadísticas y lo que he conversado con los demás cirujanos de la Sociedad”, indicó el facultativo.

Cifras concretas sólo podrán ser entregadas antes de fin de año, ya que se está trabajando en el registro total, con las respectivas autorizaciones de los pacientes.

“Hoy sólo tenemos los registros de la International Society of Aesthetic Plastic Surgery (Isaps) del año 2013, en la cual se indica que en el mundo se realizan 11 millones y medio de cirugías plásticas estéticas masculinas en el mundo, lideradas por Estados Unidos y Brasil. Chile no aparece porque aún hay temor por parte de la población en reconocer sus operaciones por miedo al que dirán, lo cual de a poco ha ido cambiando”, explicó Jury.

Las cirugías principalmente son estéticas de belleza y en algunos casos reparadoras, dentro de la primera clasificación se encuentra la reducción de la zona pectoral, llamadas ginecomastías o lipomastias, que consiste en reducir el volumen o literalmente dejar plana la zona, a través de la lipoaspiración y retiro de glándula mamaria.

En ese orden también se realizan lipoaspiración en el abdomen y la cintura, a veces como procedimiento solo o complemento en todo el tronco.

Amplia gama

“La lipoaspiración ayuda a retirar grasa donde cuesta mucho bajarla y donde el ejercicio no logra que baje el volumen”, precisó Jury.

En cuanto al área facial, las rinoplastias también son operaciones con una demanda relevante por parte de este grupo objetivo, como también la lipoaspiración de papada, extirpación o disminución de las mejillas, también llamadas “bolas de bichat”, procedimiento muy bien tolerado que aumenta la proyección de la cara. Otro recurrente es la mentoplastia, un implante de silicona que perfila de mejor manera el mentón.

Más atrás queda la otoplastia (reducción de las orejas), la blefaroplastia (ojos) y el lifting facial.

En lo que respecta a las cirugías reparadoras, está la abdominoplastia en la cual se retira piel y grasa, principalmente se la realizan los pacientes bariátricos, luego de la baja total de peso.

“De esos pacientes se estima a nivel mundial que entre un 20% y 40% van a necesitar alguna cirugía plástica reparadora con un fin estético”, comentó el especialista.

Además de los ya nombrados, los hombres cada día se realizan procedimientos estéticos, que no necesiten anestesia ni operación, tales como el uso de la toxina botulínica, rellenos faciales y peeling, con un total de 23 millones a nivel mundial.

Fuente: diarioconcepcion.cl

CategoryPrensa

© 2017 - Sociedad Chilena de Cirugía Plastica