Fuente: expobuenasalud.cl

Es fundamental que los pacientes tomen conciencia de que toda intervención en el cuerpo implica riesgos y posibles complicaciones. Por eso, es clave acudir a un médico acreditado para realizar cirugías plásticas y entregar la información que él solicita para poder hacer una historia clínica completa.

La Dra. Marilú Sylvester, miembro de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, explica que la cirugía plástica en el mundo ha aumentado un 35% entre el 2008 y el 2012, siendo una de las áreas de la medicina que más ha crecido. En Chile existen pocas estadísticas al respecto, pero se sabe que se realizan alrededor 15 mil cirugías plásticas al año.

Del total de las cirugías plásticas anuales, se calcula que entre un 3 a un 5% de éstas presentarán complicaciones en general, algunas de ellas requerirán de una readmisión del paciente al recinto hospitalario y de no ser tratadas a tiempo pueden desencadenar, en ciertos casos, la muerte del paciente. “Si extrapolamos esos número a Chile, podríamos estimar que alrededor de  450 a 700 pacientes anuales presentarían este tipo de complicaciones, lo que no es menor”, dice la Dra. Sylvester. De todas las operaciones en cirugía plástica,  a una de las que más complicaciones graves  se le asocian, es la liposucción. En algunos trabajos se ha estimado que esta cirugía corresponde al 20% de todas las cirugías plásticas del mundo y que, a su vez, es responsable del 90% de las muertes en la especialidad. Se trata de una intervención que tiene, erradamente, fama de poco invasiva.

La presidenta de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, Dra. Montserrat Fontbona, agrega que en toda cirugía, independiente si es reparadora o estética, es fundamental la reflexión y decisión del paciente. Él debe informar al médico todos sus antecedentes y enfermedades o cirugías, como parte de la evaluación previa a una cirugía. “A su vez, el cirujano plástico debe informar y explicar al paciente cuáles son los riesgos y eventuales complicaciones de la cirugía a realizar. También debe poder plantearle al paciente que es posible que por su condición no tenga indicación de una determinada cirugía, ya sea porque no se pueda lograr quirúrgicamente lo que el paciente desea o porque existan enfermedades o condiciones que deben ser tratadas antes de la cirugía”, explica la Dra. Fontbona.

El criterio médico es lo que más resguarda la seguridad del paciente, dice la Dra. Marilú Sylester. Ella recalca que, si bien ningún médico es un dios que pueda controlarlo todo, la responsabilidad y los conocimientos para poder detectar riegos y complicaciones a tiempo pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Por ejemplo, se sabe que los fumadores y las personas con sobre peso tienen más complicaciones, y que no se recomienda someterse a anestesia general inmediatamente después de un viaje largo. También, que es necesario suspender los anticonceptivos, reemplazo hormonal, homeopatías, vitamina E y aspirina, pues pueden aumentar riesgos o disminuir la capacidad de coagulación.  “Son muchas las variables que pueden incidir y que hacen que cada paciente sea distinto. Un médico certificado lo sabe y está formado para prevenir, detectar y tratar en la medida de lo posible las complicaciones”, enfatiza la Dra. Sylvester.

CategoryPrensa

© 2017 - Sociedad Chilena de Cirugía Plastica