La mujer falleció la noche del lunes. Al enterarse del deceso la familia ingresó a atacar el centro de estética. Se investiga negligencia del personal médico.
Tras conocerse la muerte de la joven de 20 años en la clínica estética Acuario, los familiares de esta atacaron el centro la madrugada del martes. Los afectados ingresaron al local y rompieron todo a su paso, utilizando extintores para romper el mobiliario y ventanas.

Según explicó el conserje del edificio, los familiares, al enterarse de la muerte de la mujer, “comenzaron los destrozos por la pena”. Según explicó el trabajador, “carabineros tuvo que separar a las personas, llevarlas para afuera, porque era un caos, empezaron a hacer destrozos tanto afuera, a los vehículos y después en la clínica adentro”.

La joven había ingresado a la clínica Acuario, ubicada en Pérez Valenzuela, comuna de Providencia, para realizarse una abdominoplastía.

Según la información policial la mujer habría muerto cerca de las 20.30 horas, mientras se encontraba en el proceso postoperatorio.

Giancarlo Ramenzoni, subcomisario de la Brigada de Homicidios Metropolitana, explicó que “según lo relatado por testigos, ella se encontraba apta para realizar este tipo de procedimientos”, esto según los análisis realizados por el doctor.

El oficial agregó que esta cirugía no era ambulatoria, añadiendo que participaron entre 5 y 6 personas en la operación.

La Seremi Metropolitana de Salud decretó ayer la prohibición del funcionamiento del lugar.

La titular de la entidad, Rosa Oyarce, explicó que “la clínica tiene algunas deficiencias de infraestructura, algunas de equipamiento que van a tener que cumplir. En el fondo, van a tener que volver a armar esta clínica si es que quieren seguir funcionando”.

La autoridad sanitaria también destacó la falta de un carro de paro, el cual sirve como reanimador. Además que el recinto no contaba con centro de UCI ni UTI, “pero si ellos tienen convenios con clínicas cercanas, eso está autorizado, la norma técnica no lo prohibe”.

Ernesto Navarro, fiscal jefe de Flagrancia de Zona Oriente, explicó que el cuerpo fue derivado al Servicio Medico Legal (SML), donde esperan obtener “la causa exacta del deceso de esta mujer”.

Sobre el equipo médico, Navarro explicó que se está investigando al personal del centro.

Antecedentes previos
Este no es el primer incidente en el que se ve involucrada la clínica. En 2018 el recinto tuvo que indemnizar por $ 26 millones por un postoperatorio negligente. El hecho ocurrió en 2011, cuando la clínica se llamaba MYE. El caso afectó a una mujer que tras realizarse una abdominoplastía y una liposucción, presentó complicaciones durante su recuperación.

Claudio Thomas, presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, explicó a radio Cooperativa que este no es un problema único en Chile. “En países desarrollados se han tomado medidas más serias, como el reglamentar de quiénes pueden hacer este tipo de cirugías”, dijo. Desde Acuario dijeron “lamentar profundamente lo sucedido” y entregaron las condolencias a la familia.

El centro agregó que han puesto a disposición de las autoridades los antecedentes necesarios para poder esclarecer el hecho.

Fuente de la Noticia Aquí.

CategoryPrensa

© 2019 - Sociedad Chilena de Cirugía Plastica